RECETA: Chips de Kale

kale7

 

Este mes en el blog estamos celebrando al kale, una de las hojas verdes más nutritivas que existen. Si quieres saber de sus beneficios y usos, puedes revisar este post.

La receta de esta semana puede que te sorprenda. Los chips de kale son muy fáciles y rápidos de preparar y son deliciosos.

Cuando cambias tu forma de alimentación por una más sana y más natural, lo normal es echar de menos todos esos alimentos crujientes y cargados de sabor (nachos, papas fritas) que comías con más frecuencia. Déjame contarte que estos chips cumplen ese rol y creo, podrían conquistar hasta los más pequeños.

 

kale4

 

 

Imprimir receta
RECETA: Chips de Kale
Chips de hojas de kale sabrosos y crujientes, para disfrutar como colación o en cualquier celebración.
Cocina Saludable
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 8 a 15 minutos
Tiempo de reposo 10 minutos
Raciones
porciones
Ingredientes
Cocina Saludable
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 8 a 15 minutos
Tiempo de reposo 10 minutos
Raciones
porciones
Ingredientes
Instrucciones
  1. Lava las hojas de kale, sécalas con una toalla de papel y luego retira los tallos con la ayuda de un cuchillo o con tus manos.
  2. Corta las hoja en trozos grandes o del tamaño que prefieras para los chips.
  3. Con los demás ingredientes haz una salsa, mezclándolos con un tenedor o procesándolos. Debe quedar una salsa homogénea y espesa para que se adhiera bien a las hojas.
  4. Reparte la salsa por las hojas y luego disponlas encima de la bandeja del horno, bien apartadas unas de otras, de esta forma quedarán más crujientes.
  5. Precalienta el horno a 150°C (si tienes deshidratador, ponlo a 45°C y deshidrata por 12 horas). Hornea por 7 minutos, revisa si es necesario girar la bandeja o dar vuelta las hojas y hornea por 5-7 minutos más. Ten cuidado de no olvidar revisar atentamente el horneado, ya que es posible que se doren o quemen muy rápido.
  6. Espera a que se enfríen completamente antes comerlas. Guardalas tapadas a temperatura ambiente por máximo 3 días.
Notas de la receta

Para preparar estos chips puedes usar el horno o un deshidratador. Los tiempos y temperaturas cambian en cada caso.  La diferencia en ambos procesos es que al deshidratar a menos de 45°C, las enzimas se mantienen vivas y las vitaminas hidrosolubles (complejo B y C) intactactas. De igual forma, al hornear el kale, como no se somete al calor en agua, la cantidad de vitaminas que se pierde no es importante.

Comparte esta receta

 

 

Espero que esta receta cumpla con tus expectativas, úsala en tus celebraciones, para ver películas o simplemente para disfrutar de un snack salado, que muchas veces se antoja. Te prometo que su crujencia no falla.

Si lo preparas no dudes en etiquetarme en Facebook o Instagram para ver qué tal el resultado. Coloca aquí cualquiera de tus dudas o comentarios.

¡Un abrazo!

Daniela.

RECETA: Agua Funcional

Agua Funcional 2Si quieres ayudar a tu cuerpo a mejorar su digestión, eliminar toxinas, acelerar el metabolismo y revertir la inflamación, esta es tu receta ideal post Fiestas Patrias, pero también para cada vez que necesites de sus propiedades; en mi casa es el remedio infalible.

Esta agua funcional tiene este nombre porque cumple muchas funciones benéficas para tu organismo.

La mejor forma de consumirla es tomar un vaso justo antes de cada comida principal.  Esto no solo ayudará a digerir mejor la comida, sino que también a asimilar mejor los nutrientes, optimizar el metabolismo de las calorías ingeridas y quedar más rápidamente satisfecho, con menos comida.

Revisemos los beneficios por cada uno de los ingredientes:

Agua tibia: el agua tibia ayuda a calmar el sistema nervioso situado en nuestro intestino, ayudando a que el peristaltismo intestinal ocurra, pero sea más suave. Es decir mejora el tránsito intestinal y evita los dolores cólicos.

Vinagre de manzana: está lleno de enzimas y si lo prefieres en estado crudo (sin pasteurizar), contendrá bacterias amigables para tu intestino. Contiene ácido acético, que se ha demostrado puede ayudar a bajar la presión arterial hasta en un 6%, y mejorar el equilibrio de la flora intestinal, ayudando a otros sistemas como piel e inmunidad. Además, ayuda a perder peso, al disminuir los antojos por dulces y carbohidratos, a desintoxicar el hígado y a perder grasa.

Jugo de limón: ayuda a equilibrar el azúcar en la sangre y tiene un efecto alcalinizante en tu cuerpo ayudando a regular el pH sanguíneo. También contiene vitamina C asimilable por nuestro organismo.

Jugo Concentrado de Cranberries: es un potente antioxidante, debido a sus polifenoles y un gran antiinflamatorio, debido a tu contenido de ácido salicílico, por lo que se ha demostrado ser útil para la prevención de algunos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, sus proantocianidinas inhiben el crecimiento de bacterias bucales y genitourinarias, ayudando a prevenir y tratar caries e infecciones urinarias. Es importante que este jugo lo elijas concentrado, natural y sin aźucar.

Aloe vera: es digestivo, depurativo y calmante. Ayuda a mejorar la digestión y disminuir las toxinas en el tracto gastrointestinal. También tiene propiedades antiinflamatorias y antibacteriales.

Spirulina: es rica en clorofila, un nutriente presente en las hojas verdes que ayuda a desintoxicar y aumentar la oxigenación celular. La spirulina tiene además ficocianina, un pigmento que le da su propiedad altamente antiinflamatoria y potenciador del sistema inmune (quienes tienen problemas autoinmunes, deben evitarla). Además, es rica en minerales, como cromo, hierro, fósforo y potasio y en algunas vitaminas del complejo B, lo que ayuda a nutrir a quedar más satisfecho con las comidas.

Canela: esta especia uno de los mejores antioxidantes en el planeta. También es el condimento número uno  para ayudar a equilibrar el azúcar en la sangre y regular el metabolismo.

Pimienta de Cayena: se ha demostrado que la caída de la presión arterial, aumentar el metabolismo y ayudar a mejorar la oxigenación celular. Si tienes gastritis, es mejor evitarla.

Jengibre: es digestivo, antiinflamatorio, antibacterial, analgésico y descongestionante (¡ideal para primavera!). Además mejora la circulación sanguínea. Evítalo en casos agudos de cálculos renales y biliares.

Agua Funcional 1

Como ves, esta receta tiene muchísimas propiedades y además es fácil de preparar.

Puedes optar por excluir o variar algunos de los ingredientes, dependiendo de lo que quieras obtener como beneficio o lo que necesites evitar en caso de alguna patología. La receta base es siempre agua, vinagre de manzana y  jugo de limón o de cranberries. Recuerda que el vinagre debe ser idealmente crudo o de al menos de buena calidad (evita los que tienen nitritos y otros aditivos) y el jugo de cranberries sin azúcar.

Puedes multiplicar la receta para preparar la cantidad de 1 litro y dejarlo refrigerado para tomar antes de las comidas. Dura 2 días refrigerado.

Imprimir receta
RECETA: Agua Funcional
Cocina Saludable
Tiempo de preparación 3 minutos
Raciones
vaso
Ingredientes
Cocina Saludable
Tiempo de preparación 3 minutos
Raciones
vaso
Ingredientes
Instrucciones
Tienes dos opciones
  1. Mezclar todos los ingredientes en el mismo vaso de agua tibia con una cuchara.
  1. Licuar todos los ingredientes y el agua en una licuadora o con una mini pimer.
Notas de la receta

CONTRAINDICACIONES:

No recomiendo tomarla en ayunas o pensar en no consumir nada más luego de tomarla, porque ayuda a bajar la presión y glicemia, lo que puede generar descompensación en algunos.

Además, ayuda a aumentar los jugos digestivos o a disminuir el pH estomacal, lo que en algunas personas con trastornos gástricos, como gastritis o úlcera péptica, mada en ayuno, puede ser más perjudicial que beneficioso.

Espero que esta receta te ayude a alcanzar tus metas más rápido y de forma más natural y amigable con tu cuerpo. No olvides etiquetarme si subes una foto de algunas de mis recetas con el hashtag #nutricionbioactiva.

 

Y si por alguna razón estás con las ganas de hacer un cambio en tu alimentación no te pierdas mis próximos programas online: Desafío Full Detox y Desafío Cambia Tu Hábito.

 

¡Un abrazo, y buen comienzo de la primavera!

Comparte esta receta

Receta: Cebolla Fermentada

Cebolla fermentada

En este mes de septiembre quiero compartir contigo esta receta, que es perfecta para tus próximos platos dieciocheros, como por ejemplo, ¡un rico pebre o ensalada de tomates con cilantro y cebolla!

Creo que te vas a preguntar porqué fermentar la cebolla. Bueno, primero, porque triplicamos sus propiedades al volverla un alimento fermentado, que aportará muchos microorganismos beneficiosos para tu flora intestinal.

Segundo, porque la cebolla se amortigua por mayor tiempo y las mismas bacterias que se forman en el proceso (y sus compuestos) van neutralizando los componentes de la cebolla que nos perjudican o generan malestar (puedes ver más acerca de esto en este post), volviéndola de una sabor y textura más suave, y también más digerible.

Tercero, ¡mejora su sabor! Imagínate un pickle o encurtido de cebolla, saladito y levemente ácido… Mmm, ¡delicioso! Ideal también para colocar en tus sandwiches o ceviches… Hacer alimentos fermentados es un proceso muy sencillo y solamente requiere de tiempo para que este proceso ocurra (si quieres aprender más, no te pierdas mi próximo taller de Alimentos Fermentados, el que puedes tomar prescencial u online).

Puedes fermentar un montón de alimentos, pero como este mes estamos celebrando a la cebolla (cual Pablo Neruda), aquí te dejo con la receta:

cebolla fermentada 2

Imprimir receta
Cebolla Fermentada
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de reposo 4 a 7 días
Raciones
porciones
Ingredientes
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de reposo 4 a 7 días
Raciones
porciones
Ingredientes
Instrucciones
  1. Pela la cebolla y corta en rodajas de 3-4 milímetros.
  2. Acomoda las rodajas de cebolla y los granos de pimienta en el frasco, coloca una tras otra, comprimiendo bien hasta llenarlo. Deja un espacio de 2-3 centímetros entre las cebollas y el borde de la tapa, para que pueda haber aire entremedio. Al fermentar, el producto liberará gas, por lo que si no dejas este espacio, puede que el líquido se rebalse por la presión que genera el gas.
  3. Vierte la salmuera hasta cubrir completamente las cebollas, recordando dejar los 2 centímetros de espacio entre el líquido y la tapa. Cierra bien el frasco y déjalo reposar en un lugar oscuro y fresco, por uno 3-7 días. Mientras más días pasen, la cebolla tomará un sabor más ácido (no te preocupes que es súper agradable), debido al proceso de fermentación.
  4. Recuerda revisar el frasco diariamente e intenta soltar un poco la tapa para liberar el gas que se produce por la fermentación. Cuando dejen de haber burbujas puedes pasar el frasco al refrigerador. Aquí lo puedes mantener por 1 mes o más, procurando revisar el fermentado antes de comer (no deben formarse hongos ni moho).
Notas de la receta

Para cualquier alimento fermentado, es bueno tener medidas de higiene a la hora de consumirlo. Esto es, usar siempre cubiertos limpios (sin haber comido con ellos) para servir cada porción, ya que si los haz usado puede haber contaminación cruzada con las bacterias de tu saliva, lo que favorece el crecimiento de otros microorganismos no deseados en el producto. Recuerda que es un alimento vivo, con un delicado equilibrio de bacterias y levaduras, que le dan sus propiedades probióticas, de conservación y de sabor.
Espero que la receta te parezca sencilla y te animes a hacerla cuanto antes, para que la tengas lista y la aproveches en fiestas patrias ;)
Un abrazo!

Daniela.

Comparte esta receta