Este es un postre liviano, suave, rico en proteínas y muy confortable. Tampoco tiene gluten, pues para espesar la leche usamos maicena, chuño o almidón de mandioca.

comparte este artículo en redes sociales

Este mes estuve muy inspirada con recetas chilenas y la verdad es que mi postre favorito no podía faltar. La leche nevada es porLeche Nevada 2 lejos el postre chileno que más me gusta. Hay un recuerdo de niña cada vez que lo pruebo y es que era de esos postres que se hacían en casa, pero de vez en cuando. Así es que cuando la preparaban era una felicidad máxima.

Desde que el consumo de leche se detuvo en mi vida, hace varios años, es que busco hacer reemplazos en todo tipo de recetas que originalmente la incluyen. También con la motivación de que mis pacientes y personas que leen este blog, que tienen esta restricción, puedan disfrutar de alternativas más saludables para ellos.

En esta receta usaremos leche de almendras pues es la bebida vegetal más neutra y tolerable por todos (puedes usar la que más gustes).

Puedes hacer fácilmente leche de almendras licuando 1 taza de almendras activadas (remojadas, por 8 horas, en agua con 1 cucharadita de sal) y luego escurridas, con 1 litro de agua, idealmente filtrada. Luego de licuar bien, filtra con una gasa o paño limpio.

Este es un postre liviano, suave, rico en proteínas y muy confortable. Tampoco tiene gluten, pues para espesar la leche usamos maicena, chuño o almidón de mandioca.

Finalmente, puedes usar distintos tipos de endulzante, pero debes saber que si usas endulzantes oscuros, como la panela o azúcar de coco, tanto el merengue como la leche quedarán de ese color.

Leche Nevada 1

Imprimir receta
RECETA: Leche nevada
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 1 hora
Raciones
personas
Ingredientes
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 1 hora
Raciones
personas
Ingredientes
Instrucciones
  1. Separa las claras de las yemas.
  2. Prepara el merengue batiendo las claras a punto de nieve, agregando las 3 cucharadas de azúcar, poco a poco. Reserva a temperatura ambiente.
  3. Aparte, bate las yemas y reserva.
  4. Hierve la leche de almendras junto con el endulzante, rama de canela y vainilla. Cuando rompa hervor, baja el fuego al mínimo y comienza a colocar cucharadas de merengue sobre la leche. Deja que se cocinen por ambos lados y luego resérvalos en una fuente.
  5. Cuando estén todos los merengues listos, cuela la leche para retirar los restos de merengue y vuelve a poner al fuego. Agrega las yemas batidas y revuelve bien.
  6. Inmediatamente, agrega la maicena disuelta en un poco de agua fría. Revuelve constantemente hasta espesar ligeramente (una vez fría se vuelve a espesar un poco más). Retira del fuego y deja enfriar por completo.
  7. Sirve colocando la leche en pocillos individuales; encima coloca los copos de merengue y espolvorea con canela.
Notas de la receta

Si quieres dejar la leche de un color más amarillo, puedes poner una pizca pequeña de cúrcuma (yo no la agregué, por eso el color es más oscuro).

Espero que disfrutes tanto como yo este postre tan tradicional de nuestra cocina chilena.

Si lo preparas no dudes en etiquetarme en Facebook o Instagram para ver qué tal el resultado. Coloca aquí cualquiera de tus dudas o comentarios.

Comparte esta receta